En algún momento todos hemos visto la combustión de diferentes materiales, y cómo estos pueden variar en la facilidad en que son consumidos, el color, olor y la manera en que se desarrollan.

 

Para comprender el uso de los extintores primero debemos tener claro un principio que está presente en todas las fuentes de ignición:  «el triángulo del fuego», es decir, 3 elementos esenciales para la combustión de cualquier material.

 

La teoría dice que si uno de estos elementos se neutraliza, el fuego será extinguido.  Para ello debemos tener claro que tipo de fuego es y cual es la manera más eficaz para apagarlo.

 

Otro dato que debemos tomar en cuenta es que extinguidor es la sustancia que utilizamos para contener una fuente de ignición, mientras que un extintor es el aparato que lo contiene.

 

Tipos de extintores

 

 

Fuegos de CLASE A o SÓLIDOS: Se producen por la combustión de sólidos que producen brasas, papel, cartón, madera, plásticos, etc. Para neutralizar este requieres un extintor clase A que puedes identificar con la siguiente simbología.

 

 

Fuegos de CLASE B o o LÍQUIDOS INFLAMABLES: estos se generan a partir de combustibles líquidos como aceites vegetales, derivados del petróleo, alcoholes y cera, entre otros.  Para apagar este tipo de incendio requieres un extintor identificado con la siguiente etiqueta.

 

Fuegos de Clase C o GASES: Son aquellos fuegos que se producen por combustión de gases como el butano,  acetileno, metano, propano, etc. Estos fuegos además involucran a los equipos eléctricos: electrodomésticos, interruptores, cajas de fusibles, herramientas eléctricas, cualquier objeto que funcione por medio de electricidad.  Este lo puedes identificar por la siguiente etiqueta.

 

Fuegos de Clase D o METALES COMBUSTIBLES: Este tipo de combustión es sumamente violenta y con llamas muy intesas, producen mucho calor y lo más importante NO DEBES USAR AGUA, empeora la reacción haciendo que esta se extienda.  Este tipo de fuego tiene como elementos de combustión el magnesio, sodio, el potasio, el titanio, el circonio, polvo de aluminio, etc.   Identifica el extintor que necesitas con la etiqueta que presentamos a continuación.

 

Fuegos de Clase K o de líquidos y grasas comestibles: Se producen por la combustión de aceites y grasas animales o vegetales dentro de los ámbitos de cocinas. Esta es la etiqueta que identifica a este tipo de extintores.

 

 

 

Consejos para el uso y mantenimiento de cualquier tipo de extintor:

  • Al momento de haberse accionado, aunque este no haya sido utilizado por completo debe llevarse con una empresa certificada para que lo recarguen.
  • Deben ser revisados y recargados anualmente.
  • Colócalos en un lugar visible y asegurate que tus colaboradores sepan utilizarlos.
  • Ten a mano el número de teléfono de la estación de bomberos más cercana.
  • Si el fuego es muy intenso, sal lo antes posible. Para evitar inhalar el humo cubre tu boca y nariz con un paño húmedo y camina agachado hasta la salida más cercana.
  • Conserva la calma.

¿Nos Dejas tu comentario?